viernes, 2 de enero de 2015

2k15

Desde el 6 de diciembre han pasado bastantes cosas. Empezando por el "ciclo de carreras populares" que hago todos los años con 3 o 4 paradas: Alcaudete (con petardazo monumental) donde fui 6º, dos días más tarde la San Jerónimo (saliendo cagón y comiéndome un cagao') donde fui 9º y algo más tarde la carrera del Aceite en Los Navalmorales, donde fui codo con codo con Marquitos hasta el k4 peleando el podio pero al final fui 4º. 

Hasta el día 23 de diciembre poco más que contar, donde empieza la maratón de compromisos (y probablemente la semana que más odie en el año): 23 cumpleaños, 24 nochebuena, 25 cumpleaños y comida de Navidad, 26 cena de los Maristas, 27 vuelta de Carlos a España, 28 muerte. 

Lo bueno de todo esto son los reencuentros y que el grupo aumenta, como podéis ver en las fotos. Con la incorporación al grupo de Mula y Héctor y algún invitado que otro. 

Después de la semana descrita, el 31 la San Silvestre, sin prepararla a conciencia y sabiendo que lo más probable era que petara como un cochino en el k4 o 5 a lo máximo si la carrera salía rápida, y más después de los dos días anteriores entrenando con el "niño-mierda" en la piscina. Así me pasa, que va a llegar febrero y no voy a tener colores para que se saquen con los que entreno. El día de antes de la San Sil 1x1k A2 nadando, con petada en el 500 y acabando en un digno 13'00". 

Este año ha sido una San Silvestre rara. Supuestamente Fer no iba a forzar e iba a rodar a 3'15" o así, y se formaría un grupo de cabeza grande. Y fue así, si excluímos lo de "ir a 3'15"/km". En el km1 ya empezaban las hostilidades con palos entre Fer y Moha y yo remontando y enganchando por detrás con Héctor y Granjo a la estela. Por el km 2.5 o así se definía el top5 de carrera con Moha, Fer, Héctor, Granjo y yo. En el km3 se empezaban a poner las cosas tensas y volvían más palos y hasta el 4 aguanté, jodido, pero aguanté. Y justo en el cartel del 4000 Moha, Fer y Héctor se iban por delante y nos dejaban totalmente sentados. 

Al final se convertía en un duelo entre Granjo y yo por el 4º y 5º puesto. Y bueno, ya sabéis, tengo peor final que Titanic, así que .

Ahora a esperar que se pasen los Reyes y volver a recuperar la normalidad y afrontar la cuesta de enero de la manera más digna posible... Carnés del IMD, Gym, Academia, Carné de moto... Creo que me voy a tener que meter a Escort

Intentaré actualizar un poco más a menudo e ir desglosando el calendario de competiciones, aunque todavía no lo tengo definido. Este año seguiré con el Albacete, aunque como ya he dicho, todo lo deportivo viene supeditado al tema de las oposiciones, así que lo mismo me vuelvo más paquete todavía. Jaja. 


Un saludo y mis mejores deseos para 2015. 

sábado, 6 de diciembre de 2014

Viviendo en diferido

¿Dónde hostias llevas metido casi tres meses Arri? Esa sería la primera cuestión de muchos hacia mi persona. La segunda sería, más que una pregunta, una afirmación: "Ya era que actualizaras capullo que no tengo mi lectura de váter" (esta se la podemos atribuir a Rincón de sobremanera). 

Pues la verdad... Es que desde aquel lejano 23 de diciembre han pasado muchas cosas. Algunas menos malas que otras. 

Al final tuve que subir a la Liga de Clubes en Santander después de pegarme una pechada de 8h trabajando y 7h de viaje y llegué allí destrozado a las 12 de la noche. La carrera fue una puta basura, para qué engañarnos, esa semana jugué al futsal porque supuestamente trabajaba ese domingo (y al final no) y cuando me puse a correr tenía los tibiales en la boca. Al llegar a meta control antidoping, nos metieron en un vestuario que estaba en un sótano y hacía un frío de tres pares de pelotas... y perdimos el podio de la liga. 

Después tocó volverse a "casa". Hubo un halo de esperanza ya que Óscar dejaba sus clases de natación en Toledo y veía una oportunidad de oro para independizarme y preparar con él la oposición al CNP, pero cosas del destino, no pudo ser. Fue una toreada bastante guapa que mis cercanos ya conocen. Así que llegó noviembre y con él (o ella, porque ha tenido muy mala hostia, como una mujer) llegaron los cambios.

Empezando por la iniciación en el CESPOL con el temario, los psicotécnicos (o psicotrópicos, porque después de hacer 2h esos ejercicios parece que te has ido de tripis) y la ortografía, y las preguntas cortas, y los exámenes, y... 

Total, que al final uno se hace un horario "base" sobre el que se van incrustando modificaciones. De modo que el resumen es que de lunes a viernes no tienes puta vida, y el sábado diriges sesión presencial con el grupo de entrenamientos y si te quedan fuerzas haces vida social porque el domingo es día de curro desde las 3 de la tarde hasta las 10 de la noche, y si puedes adelantar curro mejor. 

Es especialmente duro meterse entrenos de natación a las 8 de la mañana y fuertes, para lo que te has levantado a las 7 de la mañana. Después comes algo ligero y te vas a estudiar hasta las 14 a la biblioteca. Comes, haces la compra, te tomas otro café y te piras a la academia. A eso de las 16.30 porque empieza sobre las 17... hasta las 20. Hora en la que te vas a las pistas o a casa y te cambias, y son mínimo las 20.20, te pones a correr... acabas estiras, te duchas. ¡Coooooño! Si son las 22 y todavía no he cenado. Cenas, contestas dudas y correos electrónicos, si puedes adelantas trabajo, si no te tocan test del BTP o del A2 (o como en este mes, la recertificación del NSCA CPT). Te conectas un rato al Facebook, lees cosas que te pueden llegar a cabrear mucho, escuchas un par de canciones y te metes en la cama. Son, si ha habido suerte, las 12, si no, las 12.30. Pones la alarma y ves que te quedan 6h30' de sueño. ¡Cojonudo!

Y así día tras día. Bueno, miento, el viernes es el día de full-library y normalmente cuando te meten un temita nuevo en la academia y de 100 a 150 preguntas cortas que contestar. Entonces puedes levantar un poco el brazo y dormir hasta las 8 si no te toca nadar. El sábado te levantas a las 7.45 desayunas y te vas a entrenar o a dirigir la sesión. Llegas a casa, haces la segunda, o gym, o adelantas trabajo, o estudias, o contestas dudas, o directamente te masturbas y te vas a dormir, porque es lo único que te apetece. 
¿Sabéis dónde anda este tío?

El domingo llega como muy tarde a las 11.30, a veces de resaca y otras simplemente con ardor de piernas. Te levantas, te miras al espejo y ves que tienes unas ojeras hasta media cara. Te acostaste otra vez a las 6, y sí, sin follar. Manda huevos, para eso no salgo. Abres el correo, ves los feedbacks, ajustas plannings, abres la carpeta "Lunes" y empiezas a diseñar entrenos de cada uno de tus deportistas porque eres un jodido profesional (en paro) que cree que hay que hacer las cosas bien, lo del corta y pega no te mola. Es en este momento cuando te vienen a la cabeza a las hordas de gañanes que hay en las pistas sin un puto título llevando macrogrupos más heterogéneos que la prole de Brad Pitt y Angelina Jolie y haciendo todos lo mismo, a 40€ al mes. "Pues mu bien"

Son las 21.00 de la noche, acabas de mandar el último entreno al grupo de los lunes. Este suele ser o Saúl o Andrea. Te levantas de la silla y vas al frigo. Telarañas. Dudas si llamar al chino (cosa que te jode porque te vas a gastar 15€) o beberte un vaso de leche y mandarlo todo a tomar por culo. 

Pues así son mis semanas. Bueno, y el resto de cosas que hay entre medias que no se deben contar que también traen miga de cojones.

Así es posible que se expliquen las ojeras, el cansancio y a veces la mala leche. 

He llegado a la conclusión de que no puedo hacer todo lo que quiero, así que creo que va a haber recortes deportivos a saco. Más que el barbitas en sanidad o educación. 

De hecho, la carrera solidaria me salió a 3'17"/km en octubre... y hoy la de Alcaudete me ha salido... a 3'17"/km. Así que creo que hay algo que no funciona. Exceso de café, falta de sueño, mucho estrés, falta de cariño (sexo) o todo junto. 

En fin. Simplemente explicar por qué no había actualizado esto y daros la insatisfacción de que todavía no he muerto. 

Besos y abrazos.

martes, 23 de septiembre de 2014

Off-Season

Lo adecuado sería colgar el típico cartel chorra con una palmera y una hamaca que ponga "cerrado por vacaciones" pero ya sabéis que no me va mucho ese rollo. No por la playa y las palmeras, sino por tocarme bien el cocotero (aunque os voy a poner alguna foto de Punta Cana 2012, ya puestos).
¡Preocupaooos...!! ¡¡Giovanni, 4 ron cola!!
Pretemporada suele ser un tiempo para la reflexión y el análisis. Todos los entrenadores deberían realizarla junto con los deportistas. Viendo qué se ha trabajado bien, qué se puede mejorar, qué puntos hay que corregir, establecer puntos intermedios de mejora (y evaluaciones) y ver la evolución anual del rendimiento deportivo. 

También es el momento de establecer los objetivos primarios. ¿Para qué quiero entrenar? ¿Qué tengo que hacer para conseguir mi objetivo? Si no, empezar a entrenar "porque sí" nos llevará con el tiempo a la desmotivación. Es como si un peregrino se pusiera a caminar sin saber dónde va. ¿A la Meca? ¿A Jerusalén? ¿A Santiago...? -Y esto sin ser Tom Hanks en Forrest Gump-. 

Para mí, pretemporada es un momento de preguntar y de leer. Ver qué podemos mejorar de los entrenos. Qué hemos de cambiar y corregir. Qué podemos incluir nuevo (Ejercicios de Fuerza, Circuitos de Abdominales, Circuitos de XF, Nuevos ejercicios de técnica nadando....). Qué podemos modificar (Periodización clásica, polarizada, en bloques, mixta...). Qué nuevas estudios hay sobre resistencia, fuerza, flexibilidad... 

Off-Season significa renovación. Primero porque le damos más descanso del habitual al cuerpo y segundo porque para muchos significa un punto de inflexión (cambio de nivel, bien por aumento o por descenso, cambio de entrenador, cambio de condiciones sociales...). 

En mi caso, los dos últimos años han sido de cierta autoexperimentación. En 2012-2013 tuve la suerte de entrenar con el Club Tenis Elche con Fran Amat y José Manuel Ramos, y aprendí cómo entrena un club de ARD de Natación. También me di cuenta de que había cosas que hacía bastante mal a la hora de nadar y que no siempre "lo clásico" o "lo de toda la vida" es lo mejor. Este año Trimatas y yo hemos estado aprendiendo el uno del otro. Por una parte él me ha estado entrenando la natación y por otra yo le he estado entrenando la carrera. Siempre viene bien ver "otro punto de vista".

Viendo Águilas 2014 con dos cracks.
Este año la cosa cambia. 

Por una parte (y después de volverme a Talavera, algo que ocurrirá inminentemente) prepararé las oposiciones al CNP. Y por el otro voy a entrenarme en la totalidad a mí mismo. Tengo bastante claro qué hacer y cuándo y cómo trabajarlo (Si visitáis el otro blog, en "Otra manera de entrenar (I)" podréis obtener unas pinceladas de las ideas que me rondan). También voy a meter una fase de Hipertrofia en el gimnasio, algo que no hice el año pasado, y probablemente me incline por una periodización No-Lineal de la fuerza por contraposición a lo que hice la temporada pasada. Pero bueno, iré desgranándolo semana a semana como hacía antes cuando tenía tiempo en llevar un control estricto de los entrenos. 

Por último, y a falta de actualizarse el Ranking de la Copa de España de Triatlón en la que a falta del CE Élite iba 2º, creo que habré acabado primero por las ausencias de Guille Cuchillo y Jordi Pascual. A ver si actualizan y confirman el resultado. 

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Águilas 2014 - CE Élite

He intentado dejar que pasen unos días para hacer una valoración más objetiva que de costumbre antes de plantearme escribir algún párrafo del que ha sido mi cuarto Campeonato de España Élite

Sobre la crónica seré bastante breve para luego desglosar el cómo y el por qué del resultado. 

En la natación pasamos de "mar-plato" con medusas a no ser capaces de ver la boya del oleaje. El grupo se dividió en dos partes, unos fueron hacia la derecha y otros hacia la izquierda. Los de la izquierda, entre los que me encontraba, nos fuimos a la segunda boya en lugar de la primera y tuvimos que rectificar cuando estábamos casi encima de ella haciendo bastantes metros de más. 

En bici la misma mierda de cada año. Nos pegamos una paliza cojonuda entre Casillas y yo llevando a 20 tíos a rueda, entre los que había ilustres como Carnevali o Iago Ruanova. El pensamiento ramblón se impone en estas situaciones (como en todos los años) y en la última vuelta todo se para y no tira ni Dios. 

Luego corriendo se van por delante algunos tíos que ni se los había olido por delante a la hora de tirar. También se empiezan a oír explosiones. La humedad y el calor empiezan a machacar al personal. Se ven muchas manos en el costado por el flato, gente caminando, otros directamente optan por retirarse. Y al final el 29º en meta y subcampeones de España por equipos. 

El 29º es mi mejor posición en los 4 campeonatos que he disputado hasta la fecha. Pero aún así creo que no hice buena carrera. Y también creo que ahorrándome la cagada de las boyas podría haber hecho un top20. Pero como digo, sólo creo

Los entrenos del último mes y medio (desde que me mudé a Albacete) no han sido, ni por asomo, los que me imaginaba ni deseaba. Corto de volumen y casi sobrando intensidad. Eso se puede mantener 2-3 semanas, no 6. También me ha faltado gimnasio, y core, y recuperarme, porque si te metes 150km de bici y luego tienes que estar 6 horas de pie al final acabas hasta las pelotas. Son cosas que pasan, y no siempre vamos a tener las mejores circunstacias a favor. Hay que adaptarse o morir. 

Quizás esta pequeña decepción venga por querer autoimponerme este año hacer top25 en todos los campeonatos nacionales: 22º en Duatlón, 23º en Tri Sprint, 31º en Acuatlón (pseudo acuatlón y post caída), pero hay que tener ambición. 

Ahora queda mantener un poco hasta la Liga (Cto de España por Clubes) y luego descansar 15 días y ponerme con los nuevos objetivos de la temporada (esto ya lo postearé más adelante). 




lunes, 18 de agosto de 2014

Semanas 38, 39 y 40. Cuenca 2014.

Un breve resumen de las últimas semanas podría ser una sola palabra: descontrol.

Entre lo planificado y lo que he podido hacer ha habido años luz. Omitiendo el gimnasio con su consecuente cagada. Haciendo un volumen ínfimo nadando


. Y cuando digo ínfimo digo que muchos días no he llegado ni a los 2500. En bici algo mejor, corriendo, sólo series, algún rodaje pero siempre con cambios. Si no podemos hacer mucho suave habrá que hacer poco y fuerte.

Y así llegó Cuenca... Con más dudas que confianza. Natación con neopreno, quizás con el mal sabor de boca aún de la gran cagada de Vinaroz y con cierta predisposición a que lo que tenía que salir bien saliera mal, léase la natación. 

De la natación no me quedo con las sensaciones ni calentando. Incapaz de meter una frecuencia alta a contracorriente y sin ser capaz tampoco de salir explosivo como el año pasado. Bien los 200 primeros metros pero en el peñote me dieron hostias hasta en el carnet de identidad, uno por la derecha y otro por la izquierda. Y ver irse el grupo en el que sabía que podía ir. Poco me equivocaba, los Vinuesa me metían 1' cuando en Alcalá fueron 15"

Al final te resignas y piensas "ya apretaré en la bici". Pero ni así. Si digo que fui sufriendo a cara perro como el año pasado mentiría. Fui al trantán, pero sin ser capaz de salir de ese ritmo. Corriendo a pie tres cuartas partes de lo mismo. Acabé con la sensación de ser capaz de pegarme otras dos vueltas a ese ritmo pero no de apretar y bajar 5"/km. Quizás sea también que cuando te ves totalmente fuera de carrera tiendes a "desconectar" y no sufres igual. También es que, como dije, si no hace calor la gente no explota y eso no me beneficia en absoluto. 
Después de eso... Me toca hacer algo de autocrítica. La he cagado al dejar el gimnasio. Me he relajado demasiado, o eso creo, me falta también el punto de agonía de hacer PAM, PLa y CLa en el rodillo que es como mejor se trabaja, incluso algún HIIT. También me he descuidado con el tema del Core. Y puestos a llorar, el neopreno no me favorece y ya ha pasado a ser "goma-chicle" después del uso intensivo entrenando este año. 

Poco más que decir. Quizás, y si hubiera que firmar firmaría, prefiera hacer 6º en Cuenca y top25 en el CE Élite que ganar Cuenca y hacer el 45º... ¡Ojalá no me equivoque! 


viernes, 25 de julio de 2014

Semanas 36 y 37

Demasiado jaleo y muy pocas ganas de menar esto. Desde la mudanza a Albacete no todo ha sido un camino de rosas como podréis imaginar, todos los comienzos cuestan. He sacrificado demasiadas horas de sueño para poder hacer todo lo que me proponía. 

Durante la semana 36 los entrenos han sido contados con los dedos, lo que primaba era buscar piso, instalarme, llenar el frigo, adaptarse a la vida por aquí, que parece que está a unos cuantos años luz menos del sol. He llegado a ver 48ºC yendo al decathlón a eso de las 4 de la tarde. 

Ahora, en la semana 37 ha sido cuando he experimentado un bajón más acusado de rendimiento y salud. Empezando por un papiloma que me ha salido en el pie y acabando por una EVR mezcla de beber agua fría y del aire acondicionado del curro. 

Entrenar fuerte y currar no siempre se llevan bien. Sobre todo con horarios malos que sólo te dejan para entrenar primera hora (antes de las 8.30), a mediodía (14 a 18) o a última hora (+22). Esos días si consigo cuajar un entreno me doy por satisfecho, aunque signifique dormir menos de 6h. Con este ritmo normal que el cuerpo te diga "Nene, yo dimito"

También me he dado cuenta de ciertas cosas de la gente que entrena por aquí. Muchas veces sólo hay dos ritmos, el de antes de explotar y el de después de explotar. Algunos aplican una intensidad desmedida y demasiado frecuentemente. El concepto de "una sesión principal por día" hay veces que no tiene cabida, y claro, las explosiones se suceden. En parte lo de entrenar sólo venía bien, tú a tu rollo y a tu ritmo, y de vez en cuando me pegaba un calentón cuando venía Fernando a entrenar a Talavera. Sobreintensidad y las 4 semanas seguidas compitiendo y ahora estoy, básicamente, hecho unos zorros. Seis semanas para resurgir hasta el Cto de España. Y, bueno, turnos que cambiar porque las 4 competiciones que quedan me han puesto turnos que incompatibilizarían competir. A ver si me los pueden cambiar. 

Cuando tenga más tiempo os cuento más.

lunes, 14 de julio de 2014

Semana 35 - Cambios

Semana dura y con dudas sobre si competir o no en Pareja. Algo descolocado por diversos motivos durante la semana, por ello el miércoles fueron relativamente suaves, en el sentido de "no doblar" y pasar demasiadas horas delante del ordenador. El martes día en blanco por viaje a Elche, pago del máster y entrevista en el Decathlón de Albacete

Y por ahí vienen los cambios. 

Por lo demás, viernes recoger el "carnero" en Keway y evidentemente salir a estrenarla como un crío con zapatos nuevos y darle un poco de cera a las piernas, aunque cera han recibido toda la semana. Sábado viaje a Pareja con Ludgi y competición con carga "a ver qué pasaba". 
La salida fue ciertamente extraña, descontrolada como siempre, intento pegarme a los pies de Alberto González pero sale en diagonal y lo pierdo. Me pongo a cola de un grupito hasta la isla que hace de boya, donde levanto la cabeza y veo el grupo estirarse y a Rosado y De Santiago pegándose. Antes de la primera boya paso a Javi y poco después de pasar ésta a De Santiago e intento remontar hacia el grupo delantero sin conseguir reducir diferencias. Salgo 7º del agua por detrás de un para tri y a 30" de Jordi Giménez y Alberto. Transición y cojo a Antón, del Marlins y vamos para adelante. Sobre el km3 cogemos a Alberto y a Jordi que van parados. Los 4 nos ponemos a relevos y conseguimos bajarnos con 1'30" sobre un grupo de unos 25 en el que van los remontadores en bici. Cagarla en boxes y pasarme mi cajón y salir con unos segundos de desventaja con Alberto. Primeros metros fuertes pero aparece el flato... Y así durante dos vueltas que se me hacen eternas hasta que al final desaparece. Última vuelta a 35" de Alberto... le voy viendo a lo lejos pero ya sabía que iba a ser imposible cogerle. 34'16" a pie con unas dos primeras vueltas totalmente destrozado. Me quedé con las ganas de ser capaz de exprimirme para saber hasta qué punto iba a ser capaz de correr rápido. 

Domingo salida "al encuentro" con una buena grupeta, y subida hasta la Fuente del Real, despidiéndome de Talavera casi. 



Mañana me mudo a Albacete. El trabajo no va a venir a Talavera, así que habrá que moverse, promocionarse y luchar, aunque sea fuera de casa. Ironías del destino, que se te valore más fuera que en tu hogar... Seguiremos en contacto.